Panorámicas

La topografía sobre la que se ha ido desparramando el caserío segoviano, la lastra circundante, la línea azul de la sierra y la geometría arquitectónica de la propia ciudad propician la existencia de numerosos miradores abiertos a las más sorprendentes perspectivas.

Unos parecen haberse dispuesto para el asombro del viajero que llega, con Segovia siempre coronada por la torre de la Catedral -el chopo dorado del poeta- como fondo; otros, insertados dentro de la propia ciudad, abiertos hacia el horizonte, dilatado o estrecho, que la ciñe.

Print Friendly, PDF & Email